Hola, me llamo Asier, y soy fotógrafo.

Mis inicios en la fotografía vienen desde hace mucho tiempo atrás. De hecho, llevo más de 10 años pegado a una cámara, observando e inmortalizando los momentos de este mundo y vida que nos rodean, de una manera que solo este arte puede ofrecer. Estaba cursando estudios de Realización de Audiovisuales en el año 2001, cuando tuve la gran suerte de dar con el único profesor que ponía unas ganas enormes en sus clases y sobre todo creía en lo que hacía, por lo que gracias a él, descubrí mi afición por la fotografía y el diseño gráfico, convirtiéndola en algo que me satisfacía de tal manera que desde entonces no he podido abandonar.

Me considero autodidacta. Seguí aprendiendo por mi cuenta, devorando libros, informándome y viendo trabajos de otros fotógrafos, pero sobre todo, apretando el disparador de mi cámara como si del gatillo de una pistola en una película del oeste se tratara, sin parar. Mi método preferido ha sido el de prueba-error; sacar una foto, pensar que era la mejor foto que había hecho nunca, y al día siguiente tirarla a la basura porque ya no me gustaba, y vueeeeeelta empezar.

Así pasé muchos años, fotografiando cada rincón que podía, prueba de ello ha sido mi galería en Flickr durante todos estos años. Pero un día llegó aquella foto, de aquella desconocida persona, fue como volver a nacer. Aquel robado me hizo ver lo que ningún paisaje había conseguido hasta el momento, me hizo sentir la fuerza de una mirada, de una expresión, de un sentimiento. Algo diferente a lo que estaba acostumbrado, algo que me llenó de vida y fuerza para seguir por ese camino.

En 2010, comencé a trabajar en Argazki Julen como ayudante de fotografía. Él confió en mí, puso a mi disposición su estudio, su cámara y su clientela. Me llevó a hacer bodas para que aprendiera el mimo y el respeto que merece y requiere cada trabajo. Después de este tiempo, creo que inmortalizar los momentos que nunca jamás se volverán a repetir, es la mejor de las experiencias que la fotografía ha podido darme.

Por todo esto, ahora me considero fotógrafo social. Me gusta retratar a personas que confían y creen en mí para que cuente la historia más importante, LA HISTORIA DE SUS VIDAS.

Para terminar, me despido dando gracias por tu visita, espero que disfrutes de este pequeño rincón de igual manera que yo disfruto compartiéndolo. No dudes en ponerte en contacto conmigo para cualquier trabajo fotográfico que quieras realizar o para hacerme llegar cualquier consulta que tengas. Estaré encantado de atenderte.

Asier Cosme